En una entrada anterior lo dije, pero ahora se puede decir más alto antes de gritarlo, en Le Mans los años en 8 son especiales, 2008 también lo va a ser.

La participación de Epsilon Euskadi en Le Mans no es el primer encuentro nacional con ésta mítica carrera. Antes, otros hicieron historia en la gran clásica francesa. El nuevo paso que da Epsilon Euskadi es, probablemente, la culminación de los anhelos de sus predecesores.

Si bien es cierto que no podemos presumir hasta la fecha de haber contado jamás con un constructor tomando la salida de las 24 Horas de Le Mans, hasta ésta edición, existe un precedente que a punto estuvo de llegar a buen puerto. Hablamos del Pegaso Z-102 diseñado por Wilfredo Ricart.

Pegaso Touring Spyder Competición 0102.153.0145 (1953)

Corría el año 1953 cuando la empresa española aceptó el reto de La Sarthe. El esfuerzo iba a ser ambicioso. Nada menos que tres coches quiso la marca catalana poner en pista. La historia no comenzó bien. Antes de partir para Francia, la tercera unidad ardió perdiéndose para la carrera. Los otros dos coches siguieron su camino y salieron a competir el miércoles en la primera tanda de entrenamientos, como hoy hará el ee1 LMP1, 55 años después de aquel memorable día. Por desgracia, en los entrenamientos del jueves, el Pegaso de Juan Jover sufría un aparatoso accidente en la curva Dunlop que casi acaba con la vida del piloto. Ricart, debido a los graves problemas de frenos que aquejaban a los coches, decidió retirar al equipo antes de la carrera.

En cuanto a pilotos, el propio Juan Jover es quien ostenta, junto a Jesús Pareja, la mejor clasificación de un español en las 24 Horas de Le Mans: 2º en 1949 a los mandos de un Delage D6S. Justo la primera edición de la carrera tras el parón que sufrió debido a la II Guerra Mundial. En 1973, Juan Fernández y Francisco Torredemer, acabaron quintos (Porsche 908), posición que Jordi Gené repitió en 2001 con el plus de, en su caso, ser primero de su clase, la P675, equivalente a la LMP2 de en día.

Otro que también logró victoria de clase entre los prototipos pequeños fue Fermín Vélez. Ocurrió en 1987. El ya fallecido piloto barcelonés hacia 6º scratch. Sin embargo, no fue éste su mayor éxito en esta carrera, pues un año antes, en 1986, lograba el 4º lugar con un Porsche 956B haciendo equipo con el ex F1 Emilio de Villota. Sin duda, 1986 es la edición de Le Mans que más brilla en el álbum de honor del automovilismo español, pues fue entonces cuando Pareja, a bordo de un Porsche 962C, lograba ver bandera tan solo superado por el “Rothmans” oficial de la casa de Stuttgart.

Este año, no solo la presencia de los dos coches de Epsilon Euskadi, uno de ellos pilotado íntegramente por españoles (Burgueño-De Castro-Vallés), marcará un hito. Marc Gené en un Peugeot oficial, y Antonio García en el Aston Martin de Prodrive, pueden darnos igualmente una gran alegría. 2008 es, sin lugar a ningún género de dudas, el año de la más importante participación española en las 24 Horas de Le Mans, por cantidad, y lo que es más importante, por calidad.