El primer modelo elegido será el Saleen S7R de Team Slot, un coche casi inédito en competición, que el fabricante nos presenta en su gama Basic Car, con decoraciones "standard" y con una parte dinámica justita, para poder abaratar el producto y ponerlo al alcance de todos los públicos y bolsillos.

Vamos a analizar el aparato.

Lo primero que detecto tan solo cogerlo es su elevado peso, desde luego no es un super-ligero. Puesto en pista justo después de sacarlo de la caja se mueve como cualquier otro modelo dotado de imán y con un motor mabuchi de caja corta (cacahuete) que lo empuja más o menos dignamente.

Pero ese apartado vamos a saltarlo y, como siempre, después de abrirlo lo primero que hacemos es colocar el imán en la nevera (luego, la contraria se ocupa de quitarlos). Sin iman, pues la verdad, ninguna maravilla, no debe sorprendernos, para eso hemos elegido el modelo, para sacarle petróleo.

Al apartar la carrocería se me queda todo el peso en una mano. He ahí el primer hallazgo, un cokpit bastante detallado que parece muy pesado, y todo ese peso está arriba. Bueno, ya buscaré algo.

Sorprende el chasis, rígido y muy plano. Los he visto de otras marcas con más caché en pista sin tan buen aspecto inicial. Como motor el cacahuete de turno, con un soporte adaptador para inserir en el hueco del chasis de caja larga, tipo TS-x o SCX. LLantas de plástico, ejes, cojinetes y guía, también van a ser sustituidos. Pero, eso si, tirando de maleta. Vamos a darle vida al sujeto, con el mínimo gasto posible, esa era la idea.

Manos a la obra. Desmontamos el motor y el soporte y lo sustituimos por uno de caja larga que tengamos a mano, con adaptadores de caja larga a cuna scx y si es necesario, con piñón prolongador para poder atacar bien la corona, yo he elegido el Cartrix TX-6, concretamente la ref. 1169S, que ya lleva incorporado dicho adaptador y tiene el eje de la longitud adecuada para calarle un piñón normal de 5,5 para ataque en línea.

El piñón es un Slot.it de 10 z. que estaba huérfano por la caja. Aunque como he dicho, es material del que dispongo, voy a adaptar los componentes al mínimo coste, asi pués, selecciono unas llantas traseras de Hobby Slot de 17, una corona de 26z. un eje de 55 y unos cojinetes de Hobby Slot de 3/32, ¿porqué?, pues en primer lugar por medidas que son interesantes y en segundo porque se puede encontrar todo junto en un kit de este fabricante ref. HSR10003.

Para delante, unas llantas de 16 de Hobby Slot y un eje también de 55 del mismo fabricante, material de muy buena relación calidad/precio. Neumáticos Spirit traseros usados (que aún me quedan) y delante unos Hobby Slot (o Sloting Plus, o Speed light o Pink Car) de perfil bajo. Para dar un poco más de anchura al eje delantero, tiramos de la vieja escuela y colocamos un par de trocitos de palo de chupa-chup (coste cero), aunque lo suyo sería unos buenos separadores, de 2,5 a 3 mm. según gustos, se deja un poco holgado y aire.

Vamos a la parte más delicada, la guía. Si bien puede funcionar bien con la que lleva, intentaré darle más profundidad. Para ello, retiro la de origen e intento sin éxito colocar una de HSR con tornillo, pero no entra bien. Para conseguirlo retiro el caparazón superior del soporte de la guía y retiro el muelle que lleva dentro, no sin dificultad, pero al final con cariño sale. Luego con un poco de cianocrilato y no menos cuidado, vuelvo a fijar el caparazón y, después de ligeros retoques, la guía entra bien, recorto el vástago de la guía a medida, y seguimos.


También, repaso las rebabas del triángulo que une el soporte de la guía al chasis, pues impiden que la susodicha gire con soltura, cuando todo va finito, la monto. Aunque muestra un leve cabeceo, creo que será lo efectiva que espero.

Por último y a gusto del consumidor está el tema de cambiar el cokpit por uno de lexan (altamente recomendable), pues el de serie pesa la friolera de 13,6 gramos, todos colocados arriba del coche. Ustedes mismos decidirán. Yo he encontrado uno de Megane de Ninco que tenía por ahí, y lo he podido adaptar fácilmente al ser más pequeño. Pero también se puede utilizar el de Nissan R390 de Reprotec, que casi tapa todo. Lo que tengáis más a mano servirá, no creo que tengamos que pasar verificaciones con este coche. Unos tornillitos métricos para bascular, y si se resiste, un poco de secador en los laterales de la carrocería no le irá nada mal.

Bueno, pues ya tenemos el coche listo, la verdad es que se comporta noble, seguro y divertido. No vamos a ganar carreras con el, pero vamos a pasar un buen rato preparándolo y vamos a disfrutar de muchas vueltas con el a un buen ritmo. Es un excelente coche para entrenar, como le oí un día al gran Gubi “Nunca dejes de entrenar con el peor coche que tengas”, aunque este no es el caso, el coche es más que digno y sobre todo económico.