La Dirección General de Tráfico y el Museo de Historia de la Automoción apadrinan un gran encuentro en el que la seguridad y los vehículos históricos serán los protagonistas.

La ciudad de Salamanca será escenario este mes de un gran encuentro de vehículos clásicos con el que se pretende llenar con automóviles y motocicletas históricas algunas de las plazas emblemáticas de esa ciudad Patrimonio de la Humanidad, empezando por su emblemática Plaza Mayor. Esta macro-concentración se completará con una exhibición de motos de todas las épocas que rodarán en tandas por un circuito urbano habilitado a tal efecto por el casco antiguo de la ciudad.

El encuentro, organizado por el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, contará con todo el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad y de la Dirección General de Tráfico, que celebrará aquí sus 50 años de historia con una muestra sobre seguridad y concienciación sin precedentes.  

La fecha fijada es el fin de semana del 26 y 27 de septiembre se ha cursado una invitación formal a participar a todos los clubes de vehículos clásicos.

TODOS LOS VEHÍCULOS DE OTRAS EPOCAS SERAN BIENVENIDOS. para participar no hay más que acercarse hasta Salamanca, disfrutar del ambiente de los clásicos, de la belleza de la ciudad y de las numerosas actividades preparadas al efecto; este gran evento será la aportación del museo salmantino en las Jornadas de Patrimonio de la Federación Española de Vehículos Antiguos, una reivindicación que se celebra cada año y simultáneamente en diversas ciudades.

Para tomar parte en “Salamanca, punto de encuentro” no hay más que pasar por las áreas de recepción que se habilitarán en el propio museo y en la Plaza Mayor y registrarse; los clubes y particulares que acudan con sus vehículos clásicos dispondrán de céntricas zonas de aparcamiento. La participación de la DGT es también una buena ocasión para dar a conocer la labor de conservación del patrimonio que realizan los clubes y aficionados a los vehículos clásicos.

Los últimos avances y los coches y motocicletas clásicas compartirán espacio en las plazas monumentales de Salamanca, ciudad Patrimonio de la Humanidad

La historia del automóvil y la seguridad en su uso han ido de la mano, y esta es la premisa bajo la que nace “Salamanca, punto de encuentro. Cultura y concienciación se ponen al volante”, el encuentro que se celebrará los días 26 y 27 de septiembre y con el que el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca y la Dirección General de Tráfico quieren celebrar los 50 años de vida de este último organismo. No es casualidad que, casi desde los albores del automóvil, las variadas cuestiones referentes a la vialidad hayan estado en la preocupación de los usuarios de vehículos a motor: el registro administrativo legal de nuestro coche, encontrar carreteras en buen estado, respetar las normas establecidas y circular con la mayor seguridad posible son constantes que han acompañado a los vehículos desde su nacimiento y a los usuarios desde hace años.

El objetivo fundamental del programa de actividades que se ha preparado para la ocasión es muy claro: concienciar a través de la cultura sobre la necesidad de una circulación responsable. Y la manera de lograrlo será haciendo partícipes a ciudadanos, aficionados al automovilismo histórico y clubes.

Para ello, algunas de las plazas emblemáticas de Salamanca, declarada hace 20 años ciudad Patrimonio de la Humanidad, albergarán montajes didácticos sobre diferentes aspectos de la seguridad: la concienciación, la formación, los dispositivos activos y pasivos de seguridad, la sostenibilidad, los últimos avances de la marcas... Organizaciones y fabricantes punteros mostrarán las líneas de trabajo e investigación en las que trabajan para la mejora de la seguridad. Y junto a la parte educativa, una apuesta cultural. De entrada, una concentración de vehículos históricos de antes de 1915 que se celebrará en la Plaza Mayor, que estará acompañada con la participación de diversos clubes; y una exhibición en marcha de motocicletas antiguas que se celebrará en un recorrido urbano cerrado por la zona monumental de la ciudad.

Seguramente la celebración de “Salamanca, punto de encuentro” sea una buena excusa para volver a poner en marcha y sacar a la calle el triciclo Benz que el Museo de Historia de la Automoción atesora entre sus fondos. Su presencia y evoluciones, junto con las de otros vehículos clásicos, transportarán a los asistentes a los tiempos lejanos del automovilismo heroico y nos permitirá admirar el camino recorrido desde los albores del tráfico hasta el momento actual, porque seguramente nada sería lo mismo sin la experiencia de más de un siglo de circulación.

Ni los vehículos ni las vías serían iguales de no haber enfocado sobre ellos el prisma de la seguridad, visor fundamental en las actuaciones que sobre el tráfico se han hecho desde los primeros tiempos, cuando en la Inglaterra de finales del s. XIX los vehículos a motor tenían que ir precedidos por una bandera roja y la velocidad máxima permitida era la de un caballo (4 mph). Las actuaciones para conseguir más y mejores carreteras, la evolución de las normativas para regular el correcto uso de los vehículos y las vías, la implantación de cuerpos de seguridad específicos para la tarea de vigilar el cumplimiento de las normas, la creciente preocupación por la seguridad activa y pasiva de los vehículos, el entramado administrativo necesario para gestionarlo todo... han estado y estarán siempre entre los objetivos de la DGT. Los 50 años de su historia forman parte de la cultura necesaria para concienciar a los actores que intervienen en la aventura de la locomoción motorizada desde hace más de un siglo.

Via 'La Escuderia' Espero que alguno de mis lectores se pueda acercar y saber más. La verdad es que el Museo de Historia de la Automoción merece una visita.