Como se puede apreciar en las fotos que me manda, el realismo de este trabajo es inaudito. ¡Estamos hablando del interior de una cabina de camioneta, a 1:32! Los pedales llevan su goma, hay un depósito de agua para el limpiaparabrisas, la llave de contacto tiene entrada, y el velocímetro tiene cristal. Me ha prometido que habrá luz para que el copiloto pueda leer las indicaciones del mapa.

!Y si esto es el trabajo que se hace en una cabina que luego habrá que mirar con lupa, imaginad lo que estará haciendo en el exterior!

Cierto que hemos visto antes amantes del 'Scratch and Building', pero nunca habíamos visto llevar una pieza de resina que tiene su propio carácter a unos extremos de detalle tan elevados. Javier se manifiesta un fan acérrimo de César Giménez y sus SlotClassic y de Jordi Molist de Hobby Classic, que nos ha presentado recientemente su propia interpretación de un camión de transporte y nos ha sorprendido con sus interiores de un detalle inaudito.

A falta de conocer el nombre del conductor, el autor de este trabajo, el amigo Javier Garzón ha llamado al piloto Hans y a su copiloto Fritz. Me recuerda que los monos de los mecánicos de Mercedes eran blancos y que así será en el modelo definitivo el mono del acompañante.

Estoy ansioso por ver el resultado final aplicando el cuidado que vemos en el desarrollo de la totalidad de la carrocería. Un día me comentó que si algo le faltaba a este modelo, y lo mismo se puede decir de los más recientes camiones de transporte vertidos al slot, es un sistema de dirección como montan muchos coches de slot. Así sería más sencillo y no tan arriesgado ponerlos en la pista. Así se justificaría plenamente que los llamemos coches de slot y no sean sólo modelos estáticos. Acaso nos lean y lo tomen en consideración los diseñadores de los camioncitos de transporte de coches de carreras que aún están por venir, que los habrá, si podemos juzgar por el interés que se ha mostrado en los que ya hemos visto aparecer.

Podéis apreciar que también está trabajando en más de una unidad, me ha prometido una, pero alguna habrá para quien pueda estar interesado. Javier no es un profesional, pero está poniendo en ello un empeño extraordinario, pronto hablaremos más de él, porque no va a parar aquí.

Lo que pretende en el fondo es aunar las cualidades realistas del modelismo estático con las dinámicas del slot recreativo, pues considera que es una pena que se guarden en vitrina, a pesar de su coste, modelos que llevan un corazón caliente en su interior y escudos  en el exterior que en su realidad evocaban Caballos voladores, Corceles briosos, Aves poéticas, Constelaciones engarzadas...y en fin...Estrellas luminosas... en este caso.

.

Hablo de recordar las hazañas de las últimas estrellas plateadas, porque no creo que nadie piense de verdad que los Brawn GP sean auténticos Mercedes-Benz Grans Prix Cars y no espero que Louis Sughara se tome la molestia de hacer una nueva edición de su libro. En su caso ya afirmó en la revisión de 2004 que no lo eran en su corazón los McLaren por muy plateados que fueran y subieran a lo más alto obteniendo el titulo de constructores en 1998 y Mika Häkkinen el de pilotos ese año y en 1999

Mercedes-Benz grand prix race cars 1934-1955

Louis Sughara (1977 original en japonés. 2004 ed revisada en inglés)