Renault Etoile Filante (1956)

Renault Etoile Filante (1956)
©Foto Sébastien MORLIERE

Renault Etoile Filante (estrella fugaz) primer y único coche aerodinámico cazador de récords producido por Renault.

Turboméca es una compañía francesa nacida en 1938 para suministrar compresores centrífugos para los motores de aviación de Hispano Suiza. Su fundador, Joseph Szydlowski, judío de origen polaco que tuvo que exilarse en Suiza durante la contienda, declaró en el cincuentenario de la firma: 'Nací con la aviación y quería ser parte de ella. Turbomeca nació de ese deseo'.

La compañia fue realojada en 1939 no lejos de Tarbes donde trasladaron la factoría de Hispano Suiza, pero se mudó a Bordes, cerca de Pau, en los Pirineos Orientales, donde aún emplea 2500 personas. Todos sus desarrollos llevan nombres de topónimos pirenaicos. Después de la guerra desarrolló gracias a la incorporación de ingenieros de Daimler Banz, una turbina de gas que presentó comercialmente en 1948.

Aunque el contrato militar al que optaban fue para SNECMA, y el equipo humano se desmanteló, la tecnología fue incorporada a la empresa. Desde entonces proporciona fuerza motriz para helicópteros y aviones, algunos tan conocidos como Alouette y Jaguar Está integrada en el grupo SAFRAN, que incluye la antigua competidora SNECMA y las actuales Hispano- Suiza y Messier-Bugatti. Existe una sociedad mixta Rolls Royce-Turbomeca que construye el RTM322, motor empleado en multitud de helicópteros civiles y militares de todo el mundo.

En 1954, en plena efervescencia del motor a turbina de gas, Turboméca propuso a Renault la construcción de un coche propulsado por una turbina de gas para demostrar sus excelencias y batir un récord de velocidad.

©Renault

Pierre Lefaucheux, entonces director de la Régie Renault, confió el proyecto experimental a tres hombres de gran experiencia: Fernand Picard, director de estudios, Albert Lory, motorista sin par y Jean Hébert, ingeniero y piloto. Alrededor de una turbina potente que desarrolla 270 CV a 28.000 rpm, conciben un automóvil relamente novedoso. El desarrollo incluyó pruebas en un tunel de viento entre 1954 y1955. Dotado de una estructura tubular vestida de poliester y planos de deriva como los de un avión, ¡el Étoile Filante medía más de 5 metros!

©Renault

Jean Hébert, que debía pilotarlo y un equipo Renault fueron a Bonneville Salt Flats, Utah. El 5 de setiembre de 1956, se realizaron los primeros ensayos al aire libre. !Con una velocidad punta registrada de 308,85 km/h, el Étoile Filante estableció un récord que aún perdura! El éxito sirvió para promocionar el nuevo Dauphine Renault en los Estados Unidos. Posteriormente el Étoile Filante fue presentado en salones del automóvil por todo el mundo.

©Renault

En los 60 la tecnología de la turbina de gas se abandonó al comprobarse que no era práctica para coches, aunque se usa aún para propulsar vehículos militares. Renault nunca construyó un segundo coche y el récord de velocidad fue en cierto modo menospreciado, y eso lo mantiene.

En los 90 se decidió restaurar el coche con la idea de que volviera a correr. Se desmontó el coche en la histórica factoría de Renault en Billancourt, Paris, se repintó el chasis y se reparó el motor. Delante de una multitud expectante el coche se puso en marcha después de cerca de 40 años parado. En la actualidad forma parte de la colección histórica de Renault.

Étoile Filante de Le Mans Miniatures

En mi colección de coches de slot está este bello kit de Le Mans Miniatures que pintó y montó Jordi Tous

L1045935 Le Mans Miniatures: Renault Etoile Filante (by delfi_r)

Ciertamente es uno de los coches de slot más largos que tengo, pero su bajo perfil no lo hace aparente. Las audaces curvas que prefiguran cierto Porsche de 1971 nos recuerdan los 'stremliners' de Auto Union y Mercedes de los años 30 y toda una época de cazadores de récords.

L1045928 Le Mans Miniatures: Renault Etoile Filante (by delfi_r)

Los que quieren ver imágenes más detalladas del coche de slot pueden acceder a mi espacio en flickr. Espero que mis lectores veais de qué modo se entrelazan historias que van de Hispano Suiza fabricante de coches y aviones, a un fabricante de turbocompresores que acaba haciendo motores de turbina de gas, que en cierto momento hace un coche, pero en un país de economía de estado, es Renault quien dirige el proyecto y se lleva la fama. Esa historia se repite varias veces y espero poder contarla.