Por orden alfabético y por importancia numérica, Carrera merece iniciar este analisis o repaso general a lo que han sido las novedades del 2009. Ajena probablemente a los problemas de otros fabricantes por su pertenencia a un gran grupo empresarial (el grupo Stadlbauer, de Salzsburgo, antiguo distribuidor de Carrera en Austria que tomase las riendas de la empresa al final de la decada de los noventa), la marca de origen aleman no ha parado de ofertar nuevos modelos, entre los que se encuentran el Chevrolet Bel Air de 1957, el Plymouth Fury de 1960, el Pontiac Firebird Trans-Am de 1977 y el Chevrolet Chevelle de 1970, en su serie Evolution (escala 1:32), y los espectaculares Chevrolet Corvette Grand Sport y Ford GT40 en su serie Exclusive (1:24). Ademas de ello, ha ofertado nuevas decoraciones de sus Chevrolet Camaro de 2005, Ford Mustang GT de 1967, Pontiac GTO de 1966 y Dodge Charger 500 de 1969 y Charger de 2006 (en algunos casos, con cambio de chasis incluido).

Corvette Grand Sport de la serie Exclusive, en escala 1:24 ©Jorge Luis

De entre los de la Serie Evolution, destacare la reproducción del Chevy Bel Air de 1957, verdadero icono de la industria automovilista estadounidense, y paradigma del diseño de influencia "aeroespacial" que tanto se prodigo en los coches norteamericanos en la decada de los 50 y primeros años sesenta, y cuyo epitome habria de ser el excesivo Cadillac Eldorado de 1959.

Primera versión de Carrera en el sistema analógico del Chevrolet Bel Air de 1957

El gran trabajo en el molde, acertadísimo a mis ojos, y la profusión de detalles en la carrocería (desde los cerquillos cromados de los faros delanteros hasta las tail-fin, el parabrisas panorámico, la marca en el frontal del capó delantero, etc), alo que se añaden las luces, hacen de este modelo un coche que embelesa y muy fotogénico.

El tambien conocido como "baby Cadillac", visto desde atrás

Muy estimables me parecen también el Chevrolet Chevelle y el Pontiac Firebird Trans-Am de 1977, a los que pequeños errores en sus frontales afean y desmerecen, lo que es mas triste si se tiene presente que son fallos fácilmente solucionables, y les impide llegar a la casi perfección del Bel Air.

©Jorge Luis

©Jorge Luis

©Jorge Luis

En el otro extremo, por contra, se halla en mi modesta opinion el Plymouth Fury de 1960, que goza de un molde espectacular que, sin embargo, no puede superar un general aspecto juguetero merced al radiador totalmente cromado donde no se distinguen ni los agujeros de la rejilla, ni los intermitentes (estan, pero casi no se les ve) siendo mejorables las opticas delanteras y unas molduras excesivamente gruesas, por no hablar de unos tapacubos planos y faltos de detalle.

©Jorge Luis

Un coche muy bonito, pero lastrado por el mazacote cromado que exhibe por frontal. ©Jorge Luis

¿La felicidad es completa? No, por descontado. En el lado negativo, cabe reseñar que los interiores de los modelos mas novedosos pierden detalle respecto de realizaciones precedentes. El cada vez mayor numero de componentes electrónicos no dejan sitio ni para bandejas de tres cuartos, de modo que las actuales llegan casi al nivel de la ventanilla del coche, con pilotos a los que apenas se les ve cabeza y hombros y volantes incompletos, semienterrados en la propia bandeja. Todo esto trata de salvarse con interiores mas coloridos (asientos bicolor, etc) que no contribuyen demasiado al realismo de la reproducción. También se echan de menos mas decoraciones de competición, ya fuesen de los stock cars de la NASCAR, en la Trans-Am o en las pruebas de SCCA (Sport Car Club of America).

Mayor critica merece el aspecto dinámico, que se ha visto incluso empeorado en los nuevos modelos de Carrera. Por una parte, los nuevos chasis, mas pesados aun que los anteriores, perjudican claramente la agilidad y el comportamiento de sus coches. Por otra, los nuevos imanes permiten menos juego que el sistema anterior, que combinaba un imán desplazable en al zona anterior, y otro desmontable desde el exterior justo antes del eje trasero. El primero ha sido sustituido por otro enorme, sin posibilidad de cambio de ubicación, y el segundo ha pasado a ser solo eliminable desde el interior, obligando en algún modelo a desmontar el eje trasero o incluso sacar el motor de su alojamiento. Pero, sobre todo, es criticable el nuevo sistema de guía, que pone en entredicho la compatibilidad de estos coches con cualquier pista que no sea la del propio fabricante. Un coche de Scalextric, Superslot o Ninco podrán correr en una pista Carrera, pero no a la inversa, ya que la enorme longitud, altura (entiéndase profundidad) y grosor de la pala harán que el vehículo Carrera "encalle" en cualquier curva de radio mas cerrado, o que las ruedas delanteras no apoyen en la pista.

Comparativa entre las guias e imanes de un Pontiac Firebird, con la nueva guia y los imanes fijos, y un Dodge Charger 500, con la antigua, y el iman anterior desplazable, y eliminable desde el exterir el iman posterior. Las diferencias son evidentes. ©Jorge Luis

Para colmo de males, Carrera ya no ofrece una guía alternativa para ser usada en otras pistas, como así sucedía en sus modelos mas antiguos, y la configuración actual de la guía en dos piezas, de las que la pala es extraible respecto del circulo de plástico donde van alojadas las trencillas, dificulta aun mas el trabajo de preparación de estos coches.

En suma, podemos concluir que se aprecia como este fabricante se decanta claramente al mercado del coleccionismo (más en el continente europeo) o al mercado infantil (sus productos en escala 1:43, de la Serie GO, así lo revelan), pero olvidando desgraciadamente el aspecto dinámico de los coches y su jugabilidad en otras pistas que no sean las del propio fabricante.

Para finalizar habremos de preguntarnos: ¿Que podemos esperar de Carrera para este año 2010? De momento anuncian el Cheetah para su serie Exclusive (1:24) y tal vez podamos esperar algún muscle que compita con el Chevy Chevelle. Yo, de momento, les rogaria que mejoren el dinamismo y la facilidad de preparacion de sus futuros modelos, asi como que presten mas atención a las decoraciones de competicion, retomando sus antiguos Dodge Charger 500, Plymouth Roadrunner o Ford Torino Talladega, que versiones hay donde elegir:

Seguiremos desgranando en post consecutivos las otras novedades del año 2009.

©Jorge Luis