La que es ya la más antigua manifestación del amor por los coches y motos históricos, la Llotja de l'Automòbil i la Moto Antiga a Sils llega este fin de semana a su 32ª edición. En un ambiente festivo y con un carácter marcadamente popular, este mercado impulsado por Salvador Claret ha logrado superar las tres décadas manteniendo la mágica cifra de 300 expositores un segundo año.

Esta edición será la primera sin el viejo almacén de la estación que dominaba los terrenos donde se ha celebrado la LLotja desde 1997. La ubicación no cambia, simplemente lo derribaron.

Para acceder no hay nada mejor que el tren que deja allí mismo. Los accesos por carretera están indicados al entrar en Sils.

Este sábado a partir de las 9 de la mañana, un total de 309 expositores expondrán sus recambios y accesorios en la XXXII Llotja de l'Automòbil i la Moto Antiga a Sils, con un horario ininterrumpido hasta las 8 de la tarde.

El domingo su apertura sera de 9 a 14 horas.

No hay que olvidar que en Sils simultáneamente se puede ver la exposición Dones Motor de Revolució.