Como ya es habitual, el artista jienense Diego Serrano ha realizado una evocación gráfica para acompañar el coche de Slot Classic

Hispano Suiza J12 Cabriolet Saoutchik

© Diego Serrano

Al acabar la 1ª Guerra Mundial y retomarse el Salón del Automóvil de Paris en 1919, todo el mundo esperaba que Marc Birkigt, el genial ingeniero de Hispano Suiza, presentara un V12, pero en vez de eso presentó el H6 con un motor que puede definirse como medio V12. El H6 definió una época dorada para las fábricas de Bois-Coulombes y la Sagrera.

Durante los años 20 los constructores americanos se lanzan a los V12 e incluso, lo hemos visto, a los V16. En Europa lo intentan Fiat y Lancia, pero solo Rolls-Royce tiene éxito con el Phantom III. Pero Birkgit se mantiene fiel a sus H6 y Mercedes y Isotta-Fraschini a los 8 en línea.

Pero en 1931, en plena crisis económica, hacía falta demostrar que se estaba en lo más alto y por fin fue presentado el motor V12 más bello de su tiempo, el que realmente provenía de los motores de aviación con la sofisticación que venía del H6. El chasis J12 con su extraordinario motor 'cuadrado' 100 mm de diámetro y 100 mm de desplazamiento para 9973 cc, que en su primera versión rendía 190 Cv y rápidamente 220 CV a sólo 3000 rpm, era una llamada al máximo disfrute del concepto Hispano Suiza: máxima potencia sin ruido ni vibraciones, la perfecta base del coche de lujo.

L1047189 SlotClassic CJ33 Hispano Suiza T68 (by delfi_r)

Todas las soluciones queridas de Marc Birkigt se ponen a disposición del nuevo modelo. El motor tiene dos bloques de cilindros en aleación ligera esmaltados en negro. Las camisas húmedas son enroscadas a la parte superior del bloque según tradición de la casa. El cigueñal tiene 7 apoyos de bancada, y como los dos bloques están desplazados entre sí, las bielas están montadas de dos en dos. Pronto se incorporan cabezas de pistón convexas de modo que se aumenta la potencia de los 190 CV iniciales a 220 CV al mejorar la compresión.

La principal novedad es el abandono del árbol de levas directo vertical en cabeza (OHC) por uno en el interior de la V que mueve las válvulas de las dos filas de cilindros mediante brazos. También es nuevo que el motor no está montado rígidamente sobre el chasis, sino que incorpora bloques silenciadores. Monta ballestas semielípticas dotadas de extremos silenciadores en los ejes de delante y atrás, completando la suspensión con amortiguadores por fricción regulable desde el interior.

El prototipo lo prueba el propio Mark en el trayecto más querido, entre Bois-Coulombes y su casa al lado del Lago Lehman. La presentación es en el Salon de l'Automobile de Paris de 1931, que por primera vez incluye camiones, donde el gigantismo del J12 pone por debajo a todos sus oponentes, incluido el Maybach DS8 Zeppelin, cuyo V12 de 8 litros motoriza también la aeronave alemana.

L1047202 SlotClassic CJ33 Hispano Suiza T68 (by delfi_r)

El precio del chasis J12 T68 es 200.000 Francos, un tercio menos que el Duesenberg J. Claro que a este nivel no se pregunta lo que consume: 30 l a 120, más si se pasa de ahí y los 150 litros del depósito parecen poco. Claro que unas 2 toneladas movidas a esas velocidades, aceleradas de 0-100 en 12 segundos, y frenadas con la presteza que caracteriza la marca (de 50 km/h a 0 en 8 metros)no merecen menos que la admiración general.

El chasis J12 se ofrecía en cuatro longitudes distintas: el largo de 5.149 (4.009 entre ejes, vía de 1.500), el normal de 4.949 mm (3.180 entre ejes, vía de 1.500) el ligero de 4.860 (3.710 entre ejes, vía de 1.450) y uno corto de 4.560 (3.430 entre ejes y 1.450 de vía.) El peso del conjunto iba desde los 1.580 kg hasta los 1.410 de la versión corta, a los que en cualquier caso había que añadir la carrocería.

En los 5 años de su fabricación se entregan unos 120 ejemplares. Uno de los primeros al Shah de Persia. Le siguen Emile Dubonnet, el Conde Mimbella, el industrial Ballot, el marchante de arte Draeger, el Lord Anthony de Rothschild, José Torres Weymann, los Maharajahs de Indore, Sardeja y Rackjot, el aviador Potez, el industrial Boussac, el baron Empain, el pintor Picaso, todos ruedan en Hispanos de 12 cilindros. Incluso Franco, el general golpista español, se hace blindar uno.

33 Hispano-Suiza J12 Saoutchik convertible (by carphoto)

Hispano Suiza J12 T68 bis Cabriolet Saoutchik en Meadow Brook 97

© Richard Spiegelman carphoto.

Aunque el concepto de carrocería 'Chauffeur Coupé de Ville' ya estaba periclitado, la clientela de Hispano Suiza aún pertenecía a la clase social para la que se había diseñado y muchos J12 aún se carrozaron con ese estilo. Pero en algunas ocasiones el encargo que recibía el carrocero era mucho más deportivo y algunos J12 recibieron carrocerías muy llamativas.

33 Hispano-Suiza J12 Saoutchik convertible (by carphoto)

Hispano Suiza J12 T68 bis Cabriolet Saoutchik en Meadow Brook 97

© Richard Spiegelman carphoto.

Podemos ver que el afamado carrocero Saoutchik realizó en esta ocasión un soberbio trabajo, y el resultado es este Cabriolet, con un aspecto mucho más deportivo que ninguna realización coetánea sobre otros chasis rivales

Pero este coche tiene de interesante algo más que la carrocería.Ya hemos dicho que es un T68bis, y hay que explicar su historia

Bugatti no había conseguido vender sus T41 Royale antes del crack, y solo se construyeron 6 chasis. Los motores restantes necesitaban uso y Bugatti dinero. A un amigo en el gobierno francés se le ocurrió organizar un concurso de adquisición de motores para trenes automotores que ganaría Bugatti con el éxito conocido de todos.

33 Hispano-Suiza J12 Saoutchik convertible (by carphoto)

Hispano Suiza J12 T68 bis Cabriolet Saoutchik en Meadow Brook 97

© Richard Spiegelman carphoto.

Como para que haya concurso público hay que tener concursantes, invitaron a Birgkit a participar. El no tenía ningún motor invendido, por lo que retomó el proyecto del T68 y le aumentó el recorrido desde 100 mm a 120 mm, lo que lleva la cilindrada total a 11.310 cc, obteniendo así 250 CV. Naturalmente no hubo ningún automotor Hispano, por lo que los motores se montan en chasis de clientes. El primero fue para Carlo Felice Trossi, piloto Alfa Romeo y Maserati. Otro es para otro piloto, el americano Whitney Straight. En total unos diez J12 incorporarán este motor descomunal, entre ellos uno de la fábrica y el que nos ocupa.

33 Hispano Suiza J12 con (by carphoto)

Hispano Suiza J12 T68 bis Cabriolet Saoutchik en Meadow Brook 97

© Richard Spiegelman carphoto.

Esta última foto fue realizada en el mismo lugar que las anteriores y por el mismo fotógrafo. Los colores nos engañan. El coche fue restaurado por Phil Reily & Company para Jeff Davis