¡Hola, amigos y amigas de los coches americanos y de sus reproducciones en slot!

Con menor frecuencia de la deseada, pero la P.R.I.C.A. sigue incansable su labor de difusión de novedades relativas a este hobby y los coches made in USA.

En honor a la verdad, corren buenos tiempos para los priqueros, y, en especial, para los amantes de la competición deportiva automovilística norteamericana por excelencia: la NASCAR.

A los modelos actuales que han presentado recientemente Scalextric/Tecnitoys, Superslot y Carrera han de sumarse los rescatados del olvido por Revell con sus magníficos Galaxie de 1963 y 1965, de los que se ha dado información puntual en estas páginas. Pero lo mejor es que Revell promete seguir su labor de recuperación de modelos históricos con este potente Ford Fairlane de 1967, ganador de las 500 millas de Daytona de dicho año, pilotado por el gran Mario Andretti:

Aquí tenéis una foto del modelo real, que ahora vive momentos tranquilos entre exposiciones, museos y revivals deportivos:

El Ford Fairlane era el coche de gama intermedia (mid-size, como los llamaban allí) del catálogo Ford de la época, situado entre los más económicos Falcon y los full-size, representados por el Ford Galaxie.

Y aunque este último modelo había sido la apuesta del fabricante norteamericano en la competición deportiva NASCAR, los Fairlane terminarían sustituyéndolos a partir de 1967.

Desde mediados de los '60, los Ford Fairlane empezaron a contagiarse de la fiebre de los "muscle car", siguiendo la senda abierta por el Pontiac Tempest GTO: se trataba de coches de tamaño medio y precio asequible, a los que colocaban un gran motor V8, que en una carrocería más compacta daba como resultado un gran brío y prestaciones deportivas o cuasideportivas. Y aunque la gran apuesta de Lee Iacocca había sido el archiconocido Mustang, desde su remodelación de 1966, el Fairlane ganó atractivo dentro de la gama Ford, creciendo lo justo para poder acomodar los grandes motores V8, y creando el atractivo modelo GT, de suerte que el Fairlane vendría a ser la versión "juvenil" de los Galaxie 500/500 XL.

Comparado con el grandioso Galaxie de 1966 de 210 pulgadas (5,33 mts) de longitud, el Fairlane "solo" medía 197 pulgadas (5 metros) con una batalla de 116 pulgadas ó 2,95 mts, solo 3 pulgadas más corta que la de su hermano mayor. En las fotos siguientes pueden compararse los Galaxie y Fairlane de 1966 y 1967:

Los modelos de 1966: arriba el Galaxie, abajo nuestro protagonista)

(los mismos modelos, en su versión de 1967

Sin embargo, para la competición Ford prefirió el Fairlane 500 al modelo GT, montando el superlativo motor "427", que rendía 410 CV alimentado por un carburador cuádruple, y 425 CV con dos carburadores cuádruples.

En el campeonato NASCAR de 1967, los Ford Fairlane demostraron sus aptitudes, pese a que fuese finalmente Richard Petty al volante de un Plymouth quien dominase la temporada con 26 victorias de un total de 48 pruebas. Aún así, Parnelli Jones se apuntaría la victoria en Riverside 500 (prueba que había ganado Dan Gurney cuatro veces en años anteriores) al volante de un Fairlane 500, Fred Lorenzen lo haría en Daytona Beach, y Cale Yarborough en Atlanta 500.

El modelo que reproduce Revell es el ganador de la cuarta prueba de aquella temporada de 1967, celebrada en el circuito de Daytona, con un Fairlane 427 preparado por Hollman Moody, liderando nada menos que 112 de las 200 vueltas en que consistía la carrera.

No se anuncia fecha concreta para la comercialización de esta novedad, pero se la espera dentro de este año.

Sentenza, reportero free lance que presta ayuda a esta plataforma, nos ha pasado en primicia la noticia de que en la página web de Revell aparecen ya fotos de los modelos a escala (aunque quizás sean moldes de pre-serie), que si responden a la realidad van a convertir al Fairlane en uno de los modelos más atractivos de su catálogo:

El último se parece al pilotado por Mario Andretti, aunque el dorsal no coincide (quizás sean distintos coches). Lo malo es que la nomenclatura de los modelos es la propia de Monogram (no de Revell), lo que en ocasiones ha significado que no venden en España. Veremos qué sucede.

Jorge Luis

NOTA: P.R.I.C.A Plataforma para la Reproducción Inmediata de los Coches Americanos

Este conjunto de aficionados al slot saluda la proliferación de repercusiones al slot de los más significativos representantes. Una segunda parte de este artículo hablará de ellas.

Para facilitar las ventas de este modelo en nuestro continente los amigos de Revell deberían recordar que el Ford Fairlane fue también el coche que pilotó el gran Jim Clark en North Carolina Motor Speedway, Rockingham, Grand National, el 29/10/1967. Lástima se rompiera el motor del Ford después de 144 vueltas sobre el óvalo