Los orígenes

Enrique Tintoré Torrents, nacido en Barcelona el 14 de abril de 1913, era un adinerado industrial textil , que gozaba además de una desahogada posición económica producto de sus negocios como propietario de una inmensa finca brasileña, que en boca de su amigo José Mª Soler-Roig (hermano mayor de Alex, futuro piloto de F-1), era: “más grande que media España”. Socio de la mítica Penya Rhin, entidad organizadora de los Grandes Premios Penya Rhin de F1, era habitual que realizara desembolsos económicos para pagar las primas de salida de los pilotos contratados, tal como se confirma en algunos de los escasos documentos originales que se conservan de Penya Rhin.

Su tardío debut automovilístico se produce el 11 de agosto de 1946. El Real Automóvil Club de Cataluña y el Frente de Juventudes habían organizado en el circuito de Montjuïc de Barcelona una Carrera de Turismos que representaba el retorno de las carreras automovilistas al parque barcelonés tras diez años de forzosa ausencia. Tintoré se hallaba inscrito en la categoría de Fuerza Libre con un rapidísimo Talbot Lago T26 Récord y su debut no pudo ser más afortunado al conseguir una brillante victoria ,tras mantener un enconado duelo con el experimentado Miguel Soler “Relos” ,hasta que este hubo de abandonar, por problemas en la bomba de gasolina de su Ford a dos vueltas del final.

1946, Circuito de Montjuich. Debut y victoria. Tintoré rueda al limite por delante de un experimentado Miguel Soler

El desolador panorama automovilístico español de la posguerra mundial, con continuos racionamientos de gasolina y neumáticos, determinará que Tintoré no vuelva a correr hasta el 15 de mayo de 1947. El R.A.C.C. volvió a organizar su ya tradicional Carrera de Turismos y Tintoré volvía a estar inscrito en la categoría de Fuerza Libre. Ricardo Marín preparador del coche de Tintoré y rival suyo en la carrera, le daba como favorito: “Todos sabemos de lo que es capaz Tintoré”, declaraba a la prensa. La carrera resultó un espectacular duelo entre Paco Godia con su voluminoso Delahaye 135, el madrileño José Antonio Sanz de Madrid con Citroën y Tintoré con su habitual Talbot. Godia, líder inicial, se vio obligado a detenerse en el box en la cuarta vuelta, dejando en cabeza a Tintoré que se defendía de los ataques de Sanz de Madrid. En una gran carrera de recuperación, Paco Godia alcanzó al madrileño, mientras Tintoré, que había acumulado cierta ventaja, cometió un error, golpeando una de las ruedas traseras con un bordillo de la acera a la altura del Pueblo Español, desprendiéndose esta y obligándole a abandonar en la novena vuelta. “Tintoré era un bruto conduciendo, era rápido, pero nada fino con su Talbot” recuerda divertido Pepe Soler-Roig.

1947, salida del II Premio Nacional de Turismos en Montjuich. Tintoré (nº 9), dominará la carrera hasta la perdida de una rueda (Foto Fundación Francisco Godia)

El 19 de octubre de 1947 participa por primera ocasión en una carrera de regularidad, la Barcelona – Lérida – Barcelona organizada por el Real Moto Club de Cataluña. Esta prueba resultará multitudinaria, con más de ciento treinta participantes, pero a causa de su fogosidad, Tintoré se verá obligado a abandonar la carrera.

Hoja de inscripción de la Barcelona – Lérida – Barcelona de 1947

Es la Peña Motorista Barcelona quien toma el relevo del R.A.C.C. en 1948 , organizando en Montjuïc el cinco de marzo, una carrera de Turismos bajo la denominación I Matinal Pro-Hospitales. Tintoré se presenta nuevamente con el Talbot Lago y ante una participación cada vez más numerosa y competitiva, marca un brillante cuarto tiempo en la primera jornada de entrenamientos. Desafortunadamente en la segunda sesión de los mismos, tiene graves problemas de motor que le obligan a declarar forfait el día de la carrera.

Este contratiempo mecánico le obligará también a desistir de participar en la renacida Carrera en Cuesta a Montserrat, que organiza el R.M.C.C. el 4 de abril, carrera en la que, pese a su voluntad de participar, no llegó a formalizar la inscripción al no haberle llegado los recambios del Talbot a tiempo.

Una vez reparado el coche y con el simple animo de probarlo, Tintoré se inscribirá el 11 de abril en la Prueba de Regularidad Barcelona – Tarragona – Barcelona de la Peña Motorista Barcelona. Sin hacer demasiado caso del reglamento, que exigía igualar el tiempo de ida con el de vuelta, Tintoré exprime al máximo la velocidad del Talbot, con lo que se ve continuamente penalizado en los controles de paso secretos, lo que le hará retroceder hasta la decimoséptima posición final.

Tintoré y la Fórmula 1

Es con este escaso bagaje automovilista que Enrique Tintoré afrontará su primer contacto con la Fórmula 1. A efectos de preparación del Gran Premio Peña Rhin que debía celebrarse el mes de octubre en el circuito de Pedralbes de Barcelona, un grupo de pilotos catalanes (Juan Jover, Paco Godia, Salvador Fábregas y César Apezteguía) había decidido crear una escudería nacional de Fórmula 1, alquilando cuatro Maserati 4 CL a Arialdo Ruggeri, antiguo piloto y propietario de la célebre Scuderia Milan. El nombre oficial era Scuderia Automobilistica Spagnola da Corsa y a pesar de estar formada por pilotos españoles, el domicilio estaba en la Via Burlamacchi, 2 de Milán, siendo su director deportivo el italiano Sergio Forni. Esta escudería, que ciertos “historiadores” citan incorrectamente como Escudería Auto-Española, era conocida por los periodistas y pilotos como Scuderia Corso o Scuderia Corsa, lo que provocaba ciertas quejas irónicas del capitán de la formación Juan Jover: “Nosotros no somos corsos, somos españoles”

El debut de la Scuderia se produjo el 29 de agosto de 1948 en la vecina población francesa de Albi. A pesar que inicialmente la prensa francesa atribuía un coche a Enrique Tintoré, finalmente se hallaba inscrito como piloto suplente de su amigo Salvador Fábregas. Como curiosidad, hacer constar que siempre es citado, incluso en el programa oficial, como Torrens, su segundo apellido mal escrito. No existe constancia que Tintoré llegara a participar en los entrenamientos y no tuvo oportunidad de participar en la carrera ya que durante la celebración de la primera manga, Salvador Fábregas abandonó por problemas en la suspensión, derivados de una ligera salida de pista, sin dar oportunidad a Enrique Tintoré, piloto suplente, de salir en la segunda manga.

1948, Albi. Tintoré, de pie a la izquierda de la foto, parece observar con cierta envidia a Francisco Godia, Salvador Fábregas y Juan Jover

La Scuderia Automobilistica Spagnola da Corsa se desplazaría posteriormente a Torino, para la disputa del XVIII Gran Premio d’Italia y a Montlhéry con ocasión del IV Grand Prix du Salon, aunque Enrique Tintoré no efectuó el desplazamiento a ninguna de las dos carreras. Es posible y lógico que Tintoré, socio del club, figurara inscrito como piloto suplente en el IX Gran Premio Peña Rhin, celebrado en Barcelona el 31 de octubre, sin embargo, la ausencia de los archivos de Penya Rhin, extrañamente “desaparecidos” del local donde fueron depositados, hacen imposible confirmar, por ahora, esta posibilidad.

En conjunto, los resultados de la escudería nacional fueron bastante decepcionantes, con numerosas averías estúpidas o con coches totalmente faltos de una puesta a punto adecuada. “Ruggeri era un pirata, era capaz de dejar suelto el tapón del cárter o cualquier cable o arandela, con tal de provocar el abandono rápido de los coches” afirma José Mª Soler-Roig, que acudió personalmente a la mayoría de las carreras del equipo. De la misma opinión era César Apezteguía, que en su libro autobiográfico “Vivencias” califica el trato recibido de Ruggeri como “una tomadura de pelo” y a sus coches como “rábanos”.

Enrique Tintoré no vuelve a competir hasta el 6 de marzo de 1949. Peña Motorista Barcelona, organizaba en Montjuïc su II Premio para Turismos, carrera que pese a su titulo, tenía un reglamento lo suficientemente permisivo como para permitir la presencia de coches que difícilmente pudieran ser calificados como tales. Tintoré se inscribió con su veterano Talbot Lago, pero el día de los primeros entrenamientos apareció con un flamante Maserati A6GCS de 2 litros. Al parecer, el coche había llegado a España a través de Luis Sereix, piloto catalán residente en Italia y que en la década siguiente se afincaría y correría con éxito en los Estados Unidos. El Maserati A6GCS representaba el arquetipo de coche polivalente de gran nivel, que permitía adaptarse a un gran número de reglamentaciones, ya que, pese a ser un coche sport, el simple hecho de desmontar sus guardabarros y su único faro, le convertían en un coche apto, reglamentariamente, para las carreras de Fórmula 2 y Fórmula 1.

La carrera de Tintoré fue fácil. Escapados Godia y Jover , que corrían con dos Delage D6 de 3 litros, alquilados al francés Louveau, Tintoré tiene problemas con el acelerador que le harán perder 2 vueltas, aunque tras reincorporarse a la carrera se irá encontrando con los abandonos sucesivos de Garreta, Esteve y Jover, terminando finalmente en segunda posición tras Godia y habiendo firmado una excelente vuelta rápida a solo 3 segundos de los inalcanzables Delage D6.

Un hecho absolutamente desconocido, es la presencia de Tintoré en Perpignan, donde se celebraba el 7 de mayo de 1949 el tradicional Grand Prix du Roussillon de Fórmula 1. Tintoré se dirigió a la vecina ciudad francesa a bordo del Maserati A6GCS, acompañado por Francisco Godia que figuraba inscrito como piloto suplente de Henri Louveau.

Enrique Rintoré 1949, Perpignan

1949, Perpignan. Un decepcionado Tintoré, recibe la negativa de los organizadores a su inscripción en el G.P. Godia (tras el comisario) y Louveau (a la izquierda) se aprestan a consolarlo.

“Enrique había ido a correr, se llevó el mono, los guantes y las gafas” recordaba hace más de diez años, su viuda Isabel Par, en una visita realizada junto al gran historiador Javier del Arco. La intención de Enrique Tintoré era disputar la carrera, pero no había formalizado la inscripción y los organizadores franceses no le autorizaron a participar en el Gran Premio, pese a los esfuerzos de Paco Godia y Henri Louveau. Aún así le permitieron instalarse en el padock, donde pudo conocer personalmente a Juan Manuel Fangio e incluso le dejaron rodar varias vueltas al circuito con su Maserati, llegando a llevar de pasajero en el coche a Charles Faroux, prestigioso periodista mundial y autentico “Papa” del automovilismo francés de la época.

1949, Perpignan. Tintoré, entre Fangio y Godia, conversa con el argentino Campos
Decidido a debutar por fin en la Fórmula 1, se inscribió con tiempo en el III Grand Prix de Marseille que se celebraba los días 21 y 22 de mayo. A pesar que el reglamento especificaba que se trataba de una carrera de F-1, los organizadores habían incluido un artículo en el que se informaba que no se aceptaban los vehículos con compresor, lo que produjo bastantes quejas de los pilotos italianos a la vez que los franceses aplaudían la idea. circuito marselles del Parc Borely
Plano del circuito marsellés del Parc Borely en 1949

Por primera y única vez en su carrera, Tintoré acudía sin la compañía de su amigo Godia. Había pintado el Maserati de color rojo, con el capot amarillo, colores que identificaban a un piloto o equipo español, según el código de colores de la Federación Internacional de Automovilismo. Tintoré realizó el viaje acompañado por su mujer Isabel, que recordaba: “Coincidimos en el hotel con Fangio, cuya habitación estaba al lado de la nuestra. Era una persona encantadora y simpatiquísimo”. Era natural, Fangio era poco dado para los idiomas y en este primer año de desembarco en Europa se hallaba todavía bastante descolocado, aprovechando cualquier ocasión para hablar con alguien en español.

1949, Marsella. Tintore y su Maserati A6GCS
1949, Marsella. Tintoré y su Maserati A6GCS ,pintado con los colores españoles, se apresta a tomar la salida , a su lado el francés François Landon con Cisitalia D46

Los organizadores habían previsto dos mangas clasificatorias, más una serie de repesca y la gran final. Tras los entrenamientos, al catalán se le asignó salir en la primera manga, lo que le hizo compartir parrilla con Fangio y con Tazio Nuvolari, que ya bastante enfermo disputaba aquí su último Gran Premio. Salido en última posición, Tintoré no tendrá suerte en esta manga, abandonando en las primeras vueltas a causa de una ligera salida de pista. Aceptado por los organizadores en la manga de repesca, el catalán efectuará una carrera discreta, clasificándose en 5ª posición, lugar que no le permite finalmente salir en la carrera final.

1949, Marsella. Salida de la primera manga del G.P. de Marsella

1949, Marsella. Salida de la primera manga del G.P. de Marsella, en primer termino Fangio con Simca-Gordini y Étancelin con Talbot-Lago. En la última línea, a la izquierda de la foto, aparece Tintoré, semioculto tras el Maserati A6GCS de Nuvolari

Una vez probado el gusto por la competición al máximo nivel, Tintoré parece desinteresarse por la practica activa del automovilismo. A final de temporada, los organizadores del I Gran Premio de Madrid llegan a publicar una foto suya, rodando en Perpignan, en el programa oficial, aunque esta carrera se disputó finalmente con los pequeños Sport hasta 1.100 centímetros cúbicos, cosa que impide la inscripción del Maserati A6GCS de Tintoré. Otro tanto puede decirse del Gran Premio Peña Rhin de Fórmula 1 de aquel año, una hipotética inscripción de Tintoré en Barcelona se ve rápidamente eliminada al ser suspendida la carrera, prevista para octubre, tras no encontrar los organizadores la financiación suficiente para acondicionar el circuito de Pedralbes.

No será hasta el 23 de marzo de 1952 que Tintoré vuelva a disputar una nueva carrera, que a su vez será su última participación deportiva. Formando parte de la delegación catalana junto al Conde de Caralt y a Francisco Godia, Tintoré acude al I Circuito Urbano de Turismos de Chamartín, una serie de pequeñas carreras de escasa participación montadas con motivo de las Bodas de Oro del Real Madrid C.F. en el llamado circuito de Chamartín, también conocido como circuito de la Castellana.

Tintoré se inscribe con su ya venerable Talbot Lago en la carrera de Fuerza Libre. A pesar de una montura totalmente inadecuada, Tintoré domina la carrera hasta que problemas en el cambio y en las suspensiones le relegan al segundo puesto final en beneficio del Jaguar XK 120 del Vizconde de Barrantes. Tintoré dando muestras de su habilidad, cruzará la meta efectuando un espectacular trompo, imágenes que fueron magistralmente recogidas por los operadores del NODO.

Totalmente alejado del deporte del automóvil, Enrique Tintoré falleció en Barcelona el 1 de febrero de 1973, víctima de un cáncer de pulmón. Y aunque su palmares deportivo sea muy limitado, justo es rescatar del olvido a este piloto y reconocerle el merito de haber sido uno de los primeros pilotos españoles de Fórmula 1.

 

Alex Vergés

Este artículo se publicó sin firma en "Clásicos Exclusivos" (octubre 2010)
El autor desea manifestar su agradecimiento a Isabel Par, Javier del Arco, Paris Francés, Ignacio Quiñones (Fundación Francisco Godia) y José Mª Soler-Roig, sin cuya colaboración este articulo no hubiera sido posible.