KitCar43 Alpinche Rias Baixas 1971.

Los coches únicos siempre son el producto de la determinación y el empeño de alguien que tenía una visión.

Nuestro país no está falto de ellos. Uno de los más espectaculares de los años 70 fue el Alpinche. La historia de ese coche es sobradamente conocida de los aficionados.

KitCar43 Alpinche Rias Baixas 1971.

Estanislao Reverter era un piloto de rally orensano que tenía un concesionario Rover y lideraba la Escuderia Orense que participaba en diversas competiciones nacionales. Había perdido un Porsche 911 R en un accidente a manos de uno de sus pilotos en el IV Rallye Internacional de Orense, en 1970, y a Estanislao Reverter se le ocurrió meter esa mecánica Porsche en la carrocería de un Alpine A110-1300 (matrícula OR-31.516).

La carrocería del Alpine (de color azul competición Renault) fue completamente desguazada. En el interior se instaló el cuadro principal del Porsche sustituyendo al del Alpine, se eliminaron todos los tapizados y recubrimientos superfluos, y se instalaban sendos bacquets y las obligatorias barras de protección. En un principio se aprovechó toda la suspensión delantera del Alpine, aunque se reforzó, instalando únicamente unos bujes con cuatro esparrágos para unas llantas especiales.

Targa suministraba unas llantas específicas de 7xl3 pulgadas de anchura para el eje delantero y de 9x13 pulgadas en el trasero, calzadas con neumáticos Dunlop Racing. Y es que los pases de rueda del Alpine no permitían albergar ruedas de mayor altura.

En el eje trasero las cosas eran más complicadas. Para albergar el motor y la caja de cambios del Porsche manteniendo los semiejes de salida, era necesario mantener también la suspensión trasera del Porsche, aunque las cotas variasen un poco. Para ello, Reverter recurrió a un eje trasero de Volkswagen, donde pudo anclar las barras de torsión y elementos de suspensión del 911.

El coche era difícil de llevar. Conjugar la ligereza de la carrocería Alpine con la potencia de motor Porsche de 6 cilindros, 220 caballos no era tarea sencilla. Al acelerar el morro se levantaba y las ruedas perdían adherencia. Para solucionarlo, Reverter instaló unos pequeños deflectores laterales delante de los aletines de las ruedas delanteras.

Reverter lo bautizó como REALPOR, acrónimo de Reverter, Alpine y Porsche. El público lo rebautizó como Alpinche y con ese nombre pasó a la leyenda del Automovilismo.

Se pintó con el color naranja Orense, y una banda azul y blanca de la bandera gallega que atravesaba el coche longitudinalmente, sin faltar el escudo de la Escudería Orense, un volante con la rueda de afilar, símbolo de la ciudad.

Ese mismo año, 1971, quedó 3º en el XIX Rallye de España, siendo el ganador Jean Pierre Nicolas, piloto oficial Renault, copilotado por Jean Todt.

Nicolas le pidió a Reverter que le dejase probar el Alpinche; cuando se bajó del coche le sugirió que debería hacer una serie para vender, porque sería un arma imbatible.

Desde el primer momento Reverter siguió evolucionando su invento. Se fueron sustituyendo piezas de Alpine por las de Porsche, palieres, dirección, etc. La estética, la aerodinámica y el frontal fueron modificados en sucesivas intervenciones, hasta perder su identidad original.

El motor fue sustituido, a raíz de diversas averías, pasando a un 2.4 y después de éste un 2.7 de 280 caballos. Con esta potencia los palieres se rompían y la solución partió de Reverter y sus mecánicos: ¡crucetas y estriados de Land Rover!

Los amortiguadores se sujetaban en la parte superior con una pieza que permitía la regulación para poder modificar el avance.

El palmarés, dos primeros puestos y un tercero en el Rías Bajas, segundo y tercero en el Rallye de España; Criterium Luis de Baviera, 1º y 3º; Ciudad de Oviedo, ahora Príncipe de Asturias, 1º y 3º; Internacional Bosch, 2º y 3º; 500 Km de Alicante, 3º y 4º; séptimo en el Firestone del 72, tercero en el Sherry de ese año; ganador del Rallye de los Pazos, de la Subida a Almofrey, de la Subida a Manzaneda,…

En 1972, lideraba el 2000 Viratges y en el tramo de enlace después del último tramo, se marchaba a la cuneta al evitar a un particular que salía sin mirar de un cruce. Rotura de suspensión y abandono. En otras ocasiones fueron fallos mecánicos o accidentes de los pilotos de la escudería Orense. Su vida deportiva acabó con un accidente en el Rally Sherry de 1975, puesto que al año siguiente no podía competir más por cambios en la normativa.

Estado actual del Alpinche

En definitiva, el Realpor o Alpinche sólo obtuvo buenos resultados en manos de Estanislao Reverter, ya que sus pupilos José Pavón y Beny Fernández que lo utilizaron en alguna ocasión no consiguieron llevarlo a la meta.

© Carlos Gonzalez Jardon

La ciudad de Orense dedicó un homenaje a Reverter y Coleman, pioneros de los Rallye en Galicia y como no, el Alpinche. Lástima que no se haya pensado en recuperar el real.

Por la red podréis ver otras realizaciones en slot de los coches de Estanislao Reverter, espero que el de KitCar43 no sea el último que alcance una cierta difusión.