Después de muchos libros, incluso otros tres de memorias, acaba de publicarse:

Jackie StewartWinning Is Not Enough: The Autobiography (en inglés)
Sir Jackie Stewart

Ed. Headline Book Publishing, 495 p.,

Incluye un DVD con escenas de su carrera, entrevistas personales y declaraciones de amigos y familiares.

Pudimos ver recientemente en Montjuïc con motivo de 'Martini Legends' dos de sus Tyrrell:

Tyrrell 06 y Tyrell 01

Jackie Steart disputó dos Grandes premios de F1 en Montjuïc. el de 1971 que ganó con el Tyrrell 003 y el de 1973 en que se retiró llevando el Tyrrell 006

John Young Stewart (Dumbartonshire, Escocia, 11 de junio de 1939) más conocido como Jackie Stewart, piloto de Fórmula 1 británico fue Campeón del Mundo en tres ocasiones: 1969, 1971 y 1973.

Empezó con coches prestados destacando desde muy joven con cualquier cosa que le pusieron a mano.

Aceptó una oferta de Barry Filer, un cliente del negocio familiar, de probar una serie de coches en Oulton Park. En 1961, Filer trajo un Marcos GT, con el que obtuvo cuatro victorias y dispuso una vez del Aston Martin DB4. En 1962, para decidir si estaba preparado para pasar a profesional probó un Jaguar E-type en Oulton Park, igualando los tiempos de Ray Salvadori en un coche similar el año anterior.

Venció en dos carreras con el E-type, y David Murray de Ecurie Ecosse le ofreció el Tojeiro EE Mk2, y luego el Cooper T49 con el que ganó en Goodwood. durante la temporada 1963, obteniendo catorce victorias, un segundo y dos terceros puestos, con solo seis retiradas.

Corrió para las escuderías BRM, Matra, March y Tyrrell. Participó en 99 Grandes Premios de Fórmula 1, consiguiendo 27 victorias en F1 que significaron un récord hasta que Alain Prost lo supero en 1987.

Dirigió su propia escuadra, Stewart Grand Prix entre los años 1997 y 1999, junto con su hijo, antes de venderla a Ford, que la renombró Jaguar Racing en 2000 (que pasó a ser Red Bull Racing en 2005).

Lideró la lucha por la seguridad dentro de la F1 en los 60 introduciendo el casco envolvente. En 1966 el piloto inglés Graham Hill le salvó la vida en el circuito de Spa Francorchamps al rescatarle de su coche en llamas. Eso le llevó a considerar la seguridad de las carreras en una época en que por falta de atención a la misma se producía una gran mortalidad de pilotos en los circuitos.

El empeño de Stewart no fue bien considerado por los dueños de los circuitos, muchos pilotos y los periodistas. "Habría sido un Campeón del Mundo más popular si hubiera dicho siempre lo que querían oir. Seguramente estaría muerto, pero sería más popular."

Sin embargo sus victorias, combinadas con su popularidad con el público y su astucia con los negocios, impidieron que su mensaje fuera silenciado .

Sin duda su victoria en el Gran Premio de Alemania en el tortuoso Nordschleife bajo una lluvia torrencial, con una muñeca rota y un margen de más de 4 minutos, acalló a los que dudaban de su valor cuando reclamaba mejoras en la seguridad.

1968 German GP

GP Alemania 1968. Esta foto llevará para siempre el comentario de Bertrand Cahier: ¿Qué querías demostar?

Sus aportaciones fueron el volante extraíble y un interruptor general para cortar la electricidad. Además, se traía su propio médico para paliar la lentitud en el transporte, e incluso BRM comenzó a traer un camión hospital, del que se beneficiaban todos.

La muerte de su compañero de equipo, François Cevert, en los entrenamientos del Gran Premio de EEUU de 1973 adelantó la retirada ya anunciada en una carrera, quedándose a las puertas de celebrar su centésimo GP. Su última victoria había sido antes, de nuevo en el Nürburgring, la 27 de F1, la que establecía el récord y 3ª en Nordschliefe lo que le coronaba como Ringmaister

A partir de ese momento, Stewart fue el defensor a ultranza de las medidas de seguridad en los circuitos, como por ejemplo, poner guardarraíles a lo largo de todo el trazado. Se encontró multitud de opositores, pero al final se salió con la suya y posiblemente muchos pilotos le deban la vida a este simpático, extraño y genial piloto escocés.

Hoy sin duda su contribución a la seguridad no es menos valorada que sus éxitos como piloto.