En el catálogo de Tertre Rouge Racing Cars hay uno que habrá llamado la atención por el cavallino rampante que muestra en su capó. Se trata de un Alfa Romeo 'Streamliner' de la escudería Ferrari que venció en la carrera inaugural del circuito Avus (Berlín) en 1934. El piloto era Guy Moll, y hoy pocos saben quién hay detrás de ese nombre


Guillaume Laurent Moll nació el 28 de mayo de 1910, en Rivet, Argelia. De ascendencia española, su abuelo paterno nació en Menorca, perdió a su madre en 1926, durante una intervención quirúrgica, algo que le marcó profundamente. Su padre tenía una empresa de transportes con caballos, que después de la guerra se mecanizó con camiones Berliet. Guy empezó a desarrollar su afición por los deportes del motor con las motos. En 1927 se inscribió, sin permiso, en el Campeonato de Velocidad de Saint Eugène, y ganó la clase 250 cc.


En 1930, y con la ayuda de su padre, compra su primer automóvil: un Lorraine-Dietrich. Con él disputa sus primeras carreras en Staouéli, Oran, Casablanca, y las 6 Horas de Túnez, carrera de buen nivel en la que se clasifica tercero de la general y primero de su categoría.


En 1931 realiza el servicio militar y en 1932 conoce a alguien que será determinante para su futuro: Marcel Lehoux, piloto de renombre que disputa Grandes Premios sobre Bugatti y es poseedor de un taller en Argel. Lehoux vende a Moll un Bugatti T51.

1932 Debuta en un Gran Premio con un podium.

Grand Prix de Marseille – Miramas. 25 de septiembre. Bugatti T51.3º


El Bugatti empieza a estar desfasado, y Moll compra un Alfa Romeo 8C 2300, con el que pretende disputar los Grandes Premios y, convenientemente preparado (guardabarros y faros), las 24 Horas de Le Mans.

Grand Prix de Pau – Pau. 19 de febrero. Bugatti T51. Segundo.

Grand Prix de Tunisie – Carthage. 29 de marzo. Bugatti T51. Abandono.


Grand Prix de Nimes – Nimes. 4 de junio. Alfa Romeo 8C-2300. Tercero.

Grand Prix de l’ACF – Montlhéry. 11 de junio. Alfa Romeo 8C-2300. Quinto.


24 Heures du Mans – Le Mans. 18 de junio. Alfa Romeo 8C-2300. Abandono

.

Grand Prix de la Marne – Reims. 2 de julio. Alfa Romeo 8C-2300. Tercero (descalificado).

Grand Prix de Belgique – Spa. 9 de julio. Alfa Romeo 8C-2300. Abandono.

Grand Prix de Nice – Nice. 6 de agosto. Alfa Romeo 8C-2300. Tercero.


Grand Prix de Comminges – St Gaudens. 20 de agosto. Alfa Romeo 8C-2300. Tercero.

Grand Prix de Marseille – Miramas. 27 de agosto. Alfa Romeo 8C-2300. Tercero.

Gran Premio d’Italia – Monza. 10 de septiembre. Alfa Romeo 8C-2300. Octavo.

Gran Premio di Monza – Monza. 10 de septiembre. Alfa Romeo 8C-2300. Segundo.

Masarykuv Okruh – Brno. 17 de septiembre. Alfa Romeo 8C-2300. Abandono.


1934 Moll es contratado por la Scuderia Ferrari para pilotar los Alfa Romeo P3. Consigue la victoria en Mónaco y en el AVUS.

Grand Prix de Monaco – Monaco. 2 de abril. Alfa Romeo P3. Ganador.


Gran Premio di Tripoli – Mellaha. 6 de mayo. Alfa Romeo P3. Segundo.

Avusrennen – Avus. 27 de mayo. Alfa Romeo P3. Ganador.


Grand Prix de l’ACF – Montlhéry. 1 de julio. Alfa Romeo P3. Tercero.


Grand Prix de la Marne – Reims. 8 de julio. Alfa Romeo P3. Segundo.

Coppa Ciano – Montenero. 22 de julio. Alfa Romeo P3. Segundo.

Coppa Acerbo – Pescara. 15 de agosto. Alfa Romeo P3. Accidente mortal.


Moll estaba persiguiendo al líder de la prueba, Luigi Fagioli, cuando en la vuelta 17 dobla a Henne y se sale de la pista a 180 km/h; el joven argelino sale despedido de su monoplaza y muere en el acto.

Fuente: “L’automobile historique” Fotos: Archives Serge Pozzoli, Archives Colette Yvars http://www.forix.com/8w/moll.html

Angel Desdentado en El Quinto Elemento

Tertre Rouge Racing Cars ha reproducido este coche

http://www.tertrerouge-racingcars.com/images/MollAvus1934.jpg

En Piloti, che gente! Il Commendatore refiere sobre Moll:

“No sabría decir si aquella mezcla de razas y de ambientes, tuvo algún peso en hacer de este muchacho un portento; en cualquier caso fue, desde mi punto de vista, digno de ser colocado a la altura de Nuvolari….con un idéntico espíritu agresivo, por su desenvoltura al volante y determinación para afrontar el riesgo”

Y todos sabemos cual era la altura (deportiva) de Nuvolari…